Granja Vertical y su historia hasta la actualidad.

ANTECEDENTES

La primera vez que se conversó o se plasmó la idea de la agricultura vertical fue en 1909, en la revista Life con  la imagen de un edificio llamado Globe Tower. 

Y se hizo famoso cuando el arquitecto Rem Koolhaas lo publicó en su libro Delirious New York. Plasmando su teoría  sobre un rascacielos utópico que permitiría la producción ilimitada de alimentos en las ciudades. (Una idea Utópica para la época pero menos descabellada en la actualidad).

Aunque el termino oficialmente fue  empleado unos años después por  geólogo Gilbert Ellis Bailey  con su libro Vertical Farming (1915); Difiere un poco a los principios actuales, pero la esencia se mantiene ( edificios altos de varios pisos en donde su interior se emplea para cultivar, donde explica los conceptos y la metodología para lograr hacerlo real). Recordemos que son más de 100 años de evolución tecnológica.

Por otro lado podemos tener en consideración  al padre de la construcción  bioclimática; El arquitecto Ken Yeang, que plantea conceptos modernos de agricultura urbana, donde plantea que los techos de los edificios se empleen tanto  para mejorar la climatización de la estructura como para el consumo de los que habitan  o conviven en la misma.

Logrando un espacio de armonía y dinámica al crecimiento exponencial de la los bosques de cemento; esta propuesta la denomino como “Diseño Urbano Vertical” donde se pudiera aprender un poco mas en su libro Reinventing the Skyscraper: A Vertical Theory of Urban Design (2002).

explica y muestra con detalle como conviven animales y plantas dentro de un resinto
primeros Sketch

Dickson Despommier – «La granja Vertical»

El ecologista estadounidense Dickson Despommier. Quien trae el concepto de “La Granja Vertical” en 1999 en la Universidad de Columbia. Nos Recuerda que la agricultura es un invento del hombre y por ende no estamos obligados a emplear la tierra, hemos aprendido y descubierto muchas formas de cómo reproducir especies vivos en otros ambientes.  

Explica que con la velocidad de los avances tecnológicos y nuestra necesidad  de ser más eficiente convertirá a las granjas verticales como un excelente medio  de protección ambiental.  

Conservatorio de Dikson

En su conferencia Dickson plantea  “a sus estudiantes de postgrado Según sus cálculos; un edificio de 30 pisos en la ciudad podría alimentar a 50,000 personas al año. Dentro de la comida que él pensaba era posible producir habían vegetales, huevos, frutas, y carne. La idea era tener cultivos hidropónicos en los pisos de arriba; y en los de abajo tener pollos y peces que se alimentaran del deshecho de las plantas.  

Entusiasmado con la idea, retó a sus estudiantes a alimentar a la población de Manhattan, alrededor de 2.000.000 de personas en ese momento, usando tan sólo 5 hectáreas para desarrollar granjas en los techos de ciertos edificios. Aunque los resultados no fueron los esperados, este experimento demostró que para poder producir en masa en las ciudades o al menos cerca de estas, era necesario tener cultivos verticales internos, en varios pisos del edificio; no era suficiente usar sólo el techo”.

conferencia Dickson, La Granja Vertical” en 1999 en la Universidad de Columbia  

ACTUALIDAD Y FUTURO DE LA AGRICULTURA

Con este viaje llegamos al actual   Siglo XXI donde varios países del mundo han aceptado el reto de innovar y prepararse al futuro. Algunos de estos centros los podemos encontrar en (China, Japón, Corea del Sur, Panamá, Estados Unidos, entre otros  y próximamente Venezuela).

Gracias a esa conferencia y  las proyecciones de las naciones unidas el crecimiento de la población y la ampliación de las ciudades generaran dos retos importantes, los alimentos suficiente para ese incremente de aproximadamente un 30% y el agua potable para ello.

Recordemos que aunque actualmente se logra producir suficientemente para toda la humanidad;  los problemas de logística y la degradación de las especies (nutricionalmente por mutación y uso excesivo de pesticidas que inhiben la absorción de vitaminas y nutrientes a  los seres vivos).

Muchas empresas desde una visión de investigación y adelantarse a los tiempos, financiaron y colaboraron a la construcción de estas edificaciones; solo unos 10 años después, estos centros están siendo rentable como negocio gracias a la reducción de costos de energía, consumo y producción, de una gran variedad de elementos necesarios para su puesta en funcionamiento.

Estamos a 30 años y producto al Covid-19 y puede que otras amenazas en el futuro puede que sea más inteligente no tener que exportar e importar tanta variedad de alimento, si es más sencillo construir la fábrica y producción de forma local generando beneficio de trabajo, costos, tiempos, y mejora en la huella hídrica y de CO2.

Vemos como un edificio convive la energía alternativa,la producción  y vivienda en un mismo espacio
el futuro de las ciudades

Si desea conocer mas del tema visitar el siguiente portal

AUTOR
Ing Electricista, Emprendedor. Multipotencial especialista en domotica, sistemas de control. Apasionado a la biología. Modelos de negocio y solución de problemas globales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *